El estadio de los Piratas de Pittsburgh lanzó esta insólita atracción durante un encuentro. ¡Pura adrenalina!