El defensor del Barcelona no se puede creer que un joven niño de la cantera no le salude después de que él mismo le ofreciera la mano. ¡Eso sí, hay un trofeo de por medio!