El brasileño se volvió loco con el golazo de su compañero, se acercó a la pantalla grande de la televisión y le pegó un puñetazo salvaje. ¡Así se celebra un gol en el último minuto ante el eterno rival!