Épico momento en que ambos jugadores del Real Madrid, acostumbrados a las celebraciones en Inglaterra, conocieron que no levantarían la copa de la Liga en Málaga.