Alentados por su afición, el equipo de Ricardo Ferretti, dejó Monterrey para enfrentar a los Tuzos en el partido de vuelta de la final de la Liga de Campeones CONCACAF.