Está demostrado que para ser reportero hay que tener bien sano el corazón. Eso sí, este periodista soñará esta noche con el lateral brasileño.