Ocurrió en el estadio Morumbí de Sao Paulo. Alentaba a su equipo cuando se inclinó demasiado. La niña de abajo le salvó la vida.