La campeona rusa, Evgenia Medvedeva, se transformó en la heroína de la luna en la pista de Tokio. Su rutina fue ovacionada de pie.