Los jugadores del Real Madrid se felicitaron en el vestuario por el pase a la final de la Champions, pero hubo alguien que solo tenía ganas de gritar.