El delantero del Real Madrid y su hija Melia, de tan solo tres años, se divierten con una simple cámara de un móvil. La joven parece tener algo de vergüenza al prinicpio, pero luego se suelta.