Nelson Vivas, entrenador de Estudiantes, entró en cólera cuando el silbante lo expulsó. Antes de irse de la cancha, encaró al juez de línea e hizo una verdadera locura.