El crack brasileño se lo pasa genial en el entrenamiento de la selección de Brasil junto a unos niños que quieren robarle la pelota, pero no lo consiguen. ¡Hay uno que hasta se lleva un caño!