La estrella de la selección brasileña se inventa un remate sin ángulo que entra lentamente en la portería y desata los gritos de sus fans desde la grada.