El guardameta mexicano convivió con jóvencitos que pertenecen a la escuela del Rebaño después del entrenamiento con el Granada.