El equipo de Rugby de Nueva Zelanda hizo su debut en la publicidad de una empresa que busca proteger a sus clientes y comprender los riesgos de una forma interestelar.