El exfutbolista vivió los momentos más duros de su vida después de que su mujer falleciera. Ferdinand se tuvo que hacer cargo de sus tres hijos pequeños, pero la situación le superó y cayó en las redes del alcohol.