Los seguidores del AEK y del PAOK se tiraron todo lo que pudieron: piedras, palos, asientos, bengalas. No parecía la Grecia moderna, sino la de los guerreros antiguos.