El jugador brasileño sufrió una dolorosa lesión en el brazo durante el Fenerbahçe-Konyaspor que lo dejó gritando del dolor.