La porra de los Súper Dragones deseó que el avión del equipo brasileño fuera el de su rival: el Benfica.