Con cigarrillo en la boca y descalzo, el legendario golfista hizo este singular y potente "drive" para el deleite de los presentes en un evento en Myrtle Beach.