El futbolista colombiano mostró su cara más amable con los jóvenes fanáticos y autografió cualquier camiseta madridista que le ofrecían.