Impactante y rudo momento en el que le rompen el brazo cuando realizaba una competencia de pulso.