El deportista Daniel Bodin prometió no volver a hacer la arriesgada maniobra, pero lo cierto es que le salió a la perfección.