Los aficionados del club danés Brondby lanzaron ratas muertas a los jugadores del Copenhague para intentar desconcentrarlos.