Horarios

Era el momento de celebrar con locura. Literalmente. El despelote fue histórico. Más bien histérico.