Tan impactante es ver cómo queda la pierna con la rótula fuera del sitio como el momento cuando se la devuelven a su lugar natural. ¿Podrás aguantar?