La brasileña, dos veces campeona olímpica, intentó bloquear la ofensiva del Fenerbahce, durante un partido de cuartos de final de la CEV Champions League y no le fue nada bien.