La estrella portuguesa comenzó sus vacaciones de esta peculiar manera y su novia, Georgina Rodríguez, no pudo evitar reírse de él.