Los tres sobrevivientes al accidente aéreo sufrido por el equipo brasileño, recibieron el trofeo de la Copa Sudamericana, las esposas de los jugadores que perdieron la vida también recibieron las medallas del certamen.