El rostro de este joven terminó ensangrentado a causa del fuerte impacto con un ave mientras disfrutaba de la velocidad de una de las atracciones del Ferrari Land.