El portugués salió de la práctica del Real Madrid con uno de sus cochazos y no dudó en pegar un acelerón para que se oyera el ruido del motor.