El atacante argentino, el futbolista mejor pagado del mundo, apenas pudo caminar entre la multitud que lo rodeó en el aeropuerto de Shanghai.