El entrenador de la selección mexicana perdió una apuesta y Chicharito fue el encargado de pasarle la máquina por toda la cabeza, además de hacerle también alguna que otra broma.