El delantero brasileño hizo lo que más le gusta en tierras asiáticas: bailar y cantar, con quien sea y donde sea.