Después de avanzar a las semifinales de Wimbledon, un fanático no pudo contenerse e hizo lo posible por un obtener un autógrafo y un selfie con la tenista Serena Williams.