Momentos de terror se vivieron dentro del bus del Manchester United a su llegada al estadio del West Ham.