Póngase el casco, suba a su bicicleta y comenzará un paseo por un terreno natural en las Islas de Toronto muy cerca de la ciudad.