El astro portugués y a su esposa, la ex- modelo sueca Helen Swedin, sufrieron un robo de gran magnitud por medio millón de euros en relojes y joyas de su chalé en el distrito de Hortaleza de Madrid.