La mudanza de la franquicia de la NFL a Los Ángeles causó la molestia de aficionados de San Diego, que han respondido con singulares protestas.