El chileno espera que sus jugadores controlen el factor emocional ante el PSG.