Épica fue la hazaña de este futbolista, quien tras la expulsión de su compañero en la portería tomó las riendas para saborear la gloria en uno de los momentos más tensos del fútbol.