Katawut Hankampa, arquero de Tailandia pagó caro el salvar su meta ante Azerbaiyán, al recibir un bombazo directo en la cara.