Horarios

Cuando lo poco que se tiene es imaginación, una caja de frutas, un palo de escoba, ocho clavos y la bola de un desodorante se convierten en el futbolín más divertido del mundo.