Horarios

Esta competencia en torno a una competencia ha hecho que los precios aumenten de manera constante, cuando costaban $42.000 en el primer Super Bowl de 1967.