Es el deportista olímpico más condecorado de todos los tiempos (28 medallas) y está convencido de que será difícil no seguir compitiendo.