Esta fue la emotiva carta del Papa Francisco que fue leída en el velorio de los jugadores y equipo técnico del Chapecoense.