La caverna artificial se extiende por debajo de una serie de carreteras por encima y es parte de 17 millas de pasillos situados por debajo de la ciudad de Louisville, Kentucky.