Borracho contra siete policías, el ídolo que se va, fiesteros de campeonato y al que no dejaron jugar.