Duelo fraticida entre españoles, mientras que a los castellonenses les ha sonreído la fortuna en el bombo de Nyon.