Un estudio revela que este deporte vuelve a los varones más sentimentales y provoca más lágrimas que una ruptura amorosa.